30 de junio de 2018

Próxima jornada:
30 de junio de 2018
De 10h hasta 20h.

domingo, 19 de octubre de 2014

Taller de Pintado Rápido de Vehículos a 15mm



Ya finalizado el taller, y como ya se ha indicado en anterior artículo, ha sido patrocinado, en este caso, por Acrílicas Vallejo y AK-Interactive, con material que se nos entrego durante las Strategic Land VIII 2014, con la condición de ir realizando una serie de talleres temáticas, tanto dentro de las jornadas como fuera de ellas.

El taller estuvo impartido por Salva Rosselló y Eduard Musulen (en la foto), una persona que se dedica todo el día a pintar miniaturas para fabricantes de miniaturas y para todo aquel que tenga miniatura que pintar y no tiene tiempo para hacerlo.


Para este taller, Eduard nos trajo unas miniaturas de su colección particular, vehículos de la 2GM a 15mm, que han sido pintados con las técnicas que a continuación enseñaríamos, para que pudiésemos ver cuál sería el resultado final de los vehículos al finalizar el taller, a falta de los detalles, lógicamente.


Como se comentó que las técnicas que enseñaríamos no se pueden pintar sobre lo pintado de forma inmediata, ya que, como suele pasar cuando se utilizan estas técnicas sólo con acrílicas, quedan apelmazados los colores y no se consiguen los efectos deseados. Cuando se pinta un ejército, se suele pintar de golpe todos los vehículos “en cadena”. Esto es correcto, pero lo ideal es dejar secar cada capa de pintura, lo que marca el fabricante, lo que indican los pintores de miniaturas de concursos internacionales… y la lógica.


Por ello se prepararon tanques de 15mm con acabado igual al inicio de las tres fases que tiene esta simple técnica de pintado rápido. Cada fase, bien hecha, debe tardar una hora en poder hacer, sin prisas y bien, 5 tanques de este tamaño. Tardar menos se corre el riesgo de no tener estos acabados.
  
Aunque hubo quien se trajo sus propios tanques, para practicar con ellos, aunque sólo fuese la primera fase.


Nada más empezar el taller, y después de la explicación de lo que íbamos a hacer y conseguir, se nos dio uno de los tanques que sólo tenían la pintura de imprimación. Esta imprimación se ha realizado con spray del color base de los tanques. En este caso de verde británico.
 
En esta primera fase, con la capa de imprimación bien seca, como mínimo con 24h de secado, se procede a realizar una serie de capas de pincel seco.

Y cuando se dice pincel seco, es eso, sin pintura. A ver si me explico, ya que se suele confundir con pincel semi-seco.

Para esta técnica necesitaremos un pincel resistente (de cerdas más cortas y/o gruesas), a ser posible una paletina o un pincel redondo de punta plana. Consiste en coger pintura con el pincel, sin empaparlo, y quitar la pintura sobrante del mismo con un trapo de algodón o papel, hasta que el pincel no manche dicha tela o papel al pasar sobre él. De este modo, al pasar el pincel por una zona rugosa o con detalles, que tras múltiples pasadas suaves sólo quedará pintura en las zonas más prominentes. Y sobre todo recordar que NUNCA se debe mojar el pincel con agua; sólo se mojará con agua el pincel, cuando se deba lavar.

Y como decía, suele confundirse con el pincel semi-seco, ya que la diferencia reside a la hora de descargar la pintura que hemos cogido con el pincel, ya que debe manchar levemente dicha tela o papel al pasar sobre él.

En el caso del taller, este pincel seco se realizarón 2 ó 3 pasadas de pincel seco sobre los vehículos, cada una de ellas aclarando la pintura. En mi caso aclare suavemente con amarillo el color base, en mi caso usando el color verde USA (muy similar al verde británico), pero que también puede usarse el color base o el verde ruso. El motivo de poder usar tres colores similares, pero realmente distintos, es poder dar tonos diferentes a los tanques, tal como pasaría en la vida real, bien porque el tanque ha estado más tiempo en la intemperie, bien porque el fabricante de la pintura, en cada lote, puede variar ligeramente el tono (y no me lo estoy inventando). La segunda pasada la apliqué poniendo más amarillo a la mezcla anterior, y la tercera aplicando un poco de blanco sobre esta última mezcla.


Como se ve en la foto, se puede observar una multitud de matices en la mezcla, que no hace falta que sea homogénea, por lo que cuando cojamos pintura con el pince, y aunque lo eliminemos del pincel, podemos dar matices diferentes cada vez.


En el caso de los tanques alemanes que trajo un compañero, el aclarado no se podía hacer con amarillo, ya que la base de la misma ya llevaba mucha, sino que lo tuvo que hacer sólo con blanco.
  
Las explicaciones de Eduard fueron muy clarificadoras en todo momento, tanto para los que no habían usado técnicas básicas como las explicadas, como los que ya llevaban muchos años pintando. Por muchos años que se lleve pintando, siempre se aprende algo nuevo de otro pintor, incluso de los noveles.


El resultado de las dos primeras capas de pincel seco, con la mezcla del verde con el amarillo de mi caso, fue este resultado.
  
Aunque parece que no se ha hecho nada (que con el pincel semi-seco resaltaría mucho, pero habríamos manchado otras zonas de la miniatura), si nos fijamos bien todas las aristas de los relieves, están bien marcados.


Ese resultado es bien fácil d ver incluso para alguien que no ha usado nunca un pincel seco correctamente.
  
El resultado final de mi tanque con la última capa de pincel seco mezclado con blanco fue este.


El motivo de estar tan pronunciado es color aclarado, es porque en las siguientes fases se oscurecerá la miniatura.


Ahora le toca el turno a los filtros y los lavados. Y para ello, mientras dejamos secar bien la mini, se nos entrega otra miniatura, ya con los pinceles hechos de antemano.

Se nos presentaron dos formas diferentes de hacer esta fase, con acrílicas o con esmaltes. El resultado en ambos casos es diferente.

Con las acrílicas, de secado más rápido y de pigmentación más gruesa, tinta completamente toda la miniatura, que dependiendo del efecto deseado es mucho más aconsejado que el esmalte, que deberíamos dar varias capas para conseguir el mismo efecto.
  

O con esmaltes, de pigmentación más fina, que si lo deseamos nos permite licuar más el producto a base de diluyente, que deja una pátina más transparente en toda la miniatura y penetra más y mejor en los recovecos del tanque.


Personalmente opté por el de esmaltes, ya que últimamente he estado practicando con las acrílicas en mi mesa de trabajo.

En esta  fase se utiliza el lavado marrón oscuro, que con una única pasada de esmalte, el resultado es este, en el que ya se puede ver un cambio de tono generalizado, más oscurecido.


Como debe secarse de un día para el otro, se facilitó un tercer vehículo, con esta fase ya seca, y con algo muy importante, que hasta ahora no se ha hecho, con los tanques barnizados en satinado o en brillante. El motivo de barnizar antes de esta fase de técnicas con barniz brillante o satinado, es para que el lavado que se aplicará a continuación, pueda resbalar correctamente y se coloque en todos los recovecos, solamente.


Se aplica generosamente en este caso el Lavado para vehículos NATO, que es un tono más o menos casi negro y ligeramente metalizado, que da un efecto muy llamativo, ya no sólo en esta escala, sino en todas las escalas que se utilicen vehículos para partidas de wargames.

Una vez se le ha dado generosamente esa capa,  esperamos una media hora antes de terminar la técnica del lavado.

Pasada más o menos esta media hora, en la que el lavado se ha asentado en todos los recovecos, procedemos a sacar el exceso de pintura y a eliminar el color allí donde no tiene que estar. Para ello utilizaremos el disolvente de esmaltes (trementina). Con un pincel  bien limpio y mojado con el disolvente, iremos eliminando el exceso con pasadas suaves, sin frotar ni forzar, ya que podemos correr el riesgo de llevarnos todo el trabajo realizado y que está debajo de donde hemos frotado (y si no que se lo pregunten a uno de los presente, que así le pasó).
  

Y esperaremos nuevamente unas 24h en que se seque bien, para poder iniciar el pintado de detalles (macutos, cadenas, herramientas, comandante del tanque,…)

Eduard paso a explicar una fase más que, por no tener más tanques ni tener más tiempo, quedo en una demostración práctica de cómo se hace, para los que deseaban conocer una nueva técnica: la aguada como filtro de desgaste del color por la intemperie.

Para ello, se puso una muy pequeña cantidad de oleo en el plato. Oleo de colores tan dispares como blanco, amarillo, verde “cantón” y azul.


Con estas pequeñas cantidades, se aplican pequeños puntitos en las caras del vehículo más perpendiculares al suelo, para luego, con el pincel mojado de diluyente, y haciendo pasadas de arriba abajo (y sólo en este sentido), se consigue un efecto de desgaste típico de churretones por lluvia y desgaste por el sol.
  
Otra de las cosas importantes que se explicó, por parte de Eduard Musulen, es como utilizar el pincel, que cómo al levantar el pincel es el momento que este deja más pintura, es importante hacer de dentro a fuera, cuando son luces, y de fuera a dentro, cuando son sombras.



Y partiendo de todo lo explicado, y aprovechando que antes de recoger me sobraba algún que otro minuto, sobre el primer tanque pintado, el de las luces con pincel seco, realizo un filtro marrón, con un lavado en óxido, sin dejar de secar el marrón del filtro, fusionando en algunas partes los dos colores, dando como resultado el siguiente efecto.


La diferencia entre el tanque sólo imprimado y el terminado de hace un momento, se puede ver en esta última fotografía.


Es la diferencia entre un tanque pintado para jugar partidas, y un tanque bien pintado. Y todo ello sin demasiadas florituras.

Eso si, con paciencia y dejando pasar entre fase y fase los tiempos de secados indicados por el fabricante para cada producto.


Saludos.

Salva.